Tratamiento biológico para niños adoptados

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Durante los primeros años de vida el cerebro se desarrolla de forma vertiginosa, siendo una etapa vital y crucial para el desarrollo neurológico y psicológico de la persona. Esta etapa no volverá a sucederse nunca mas, y durante estos años el neurodesarrollo puede ser favorecido, pero también obstaculizado e incluso impedido. La vulnerabilidad del cerebro en estos primeros años de vida frente a factores externos nocivos es extremadamente alta.

La problemática de los niños adoptados en su neurodesarrollo y su posterior desarrollo intelectual y conductual es  generalizada. Los niños dados en adopción sufrirán en mayor o menor medida desnutrición, abandono, falta de estímulos sensoriales y afectivos, y maltrato físico y psicológico. Los factores higiene-dietéticos y psicológicos alteraran el correcto neurodesarrollo, dejando secuelas bioquímicas, además de psicológicas. La terapia biológica abarca todas esas disfunciones neuro-inmuno-endocrinas  y nutricionales que contribuyen a una cronificación de toda una serie de síntomas cognitivos, dificultades en el aprendizaje y de comportamiento en el niño adoptado. Veamos más detenidamente el enfoque biológico, es decir valorando la problemática desde una raíz física (bioquímica) y no solo psicológica.

1) Trastornos neuro-endocrinos

·                 Síndrome de estrés post traumático

2)  Desequilibrio de  neurotransmisores

·                 Glutamato y excitotoxicidad

·                 Deficiencia de dopamina

3) Trastornos Toxicológicos

·                 Alcohol/Drogas

·                 Intoxicación por plomo

4) Trastornos nutricionales

·                 Avitaminosis

·                 Intolerancias alimentarias

·                 Disbiosis intestinal y parásitos

 

1. Trastornos neuroendocrinos: Síndrome de Estrés Post Traumático

El maltrato infantil (abuso sexual, físico, emocional y el abandono o negligencia) genera en los niños el llamado síndrome de estrés postraumático que conlleva biológicamente una alteración neuroendocrina (sistema nervioso+hormonal) del eje hipotalamo-hipófisis-suprarrenal de forma crónica. El estrés agudo o traumático genera unos niveles muy elevados de cortisol, una hormona segregada por las suprarrenales, que dañan el sistema neuroendocrino encargado de adaptarnos al estrés. Los receptores de cortisol en el cerebro se lesionan, pues esta hormona en exceso tiene un efecto tóxico. Posteriormente los niveles de cortisol serán normales o bajos, a pesar de la hipersecreción de CRH (hormona liberadora de corticotropina). En el comportamiento o en la psique esta disrupción crónica de la bioquímica se traduce en un exceso de susceptibilidad frente a situaciones de estrés. El individuo no tolera y por tanto gestiona mal el estrés no siendo capaz de enfrentar correctamente estas situaciones. Un ejemplo típico en relación al retraso académico de los niños adoptados es la dificultad en sacar buenas notas en los exámenes. Ante el estrés de realizar la prueba estos niños tienen dificultad en concentrarse e incluso se quedan “en blanco” sin poder pensar bien, suspendiendo así las asignaturas. Sin embargo si el contenido del examen se realiza en casa, en un ambiente menos estresante las puntuaciones son mayores.

Corregir la disfunción del eje suprarrenal es pues imprescindible para borrar finalmente  las secuelas físicas de situaciones traumáticas que siguen vivas no solo en el recuerdo o subconsciente, sino grabadas en la memoria celular del cuerpo. El tratamiento natural para su reequilibrio ayuda al niño a superar esas situaciones vividas de forma integral (junto al adecuado apoyo psicológico), y a reestablecerse físicamente para enfrentar con fuerza física y mental  las situaciones estresantes nuevas que haya de vivir durante su vida, sin que estas deriven en problemas mayores, y mejorar así el rendimiento escolar.

2. Desequilibrio de neurotransmisores

De entre los maltratos que viven estos niños es muy común el denominado “síndrome del bebe agitado”, que sucede durante el primer año de edad. Suelen ser bebes que son agitados por un adulto con la intención de hacer callar su llanto continuado. Esta acción violenta genera lesiones cerebrales debido al mayor espacio que tiene el cerebro a esa edad y se pueden observar derrames, roturas óseas, hipoxia y a nivel celular excitotoxicidad por glutamato. La excitotoxicidad por glutamato se da en estas situaciones y en otras donde haya traumatismos craneales (en niños golpeados en la cabeza). La excitotoxicidad se produce por el traumatismo en una reacción de las células nerviosas frente al daño que genera finalmente muerte neuronal. La excitotoxicidad suele cronificarse generando un aumento de glutamato respecto al neurotransmisor GABA. Este desequilibrio de los neurotransmisores se traduce a la realidad psicológica del niño como:irritabilidad, ansiedad, agresividad, extrema sensibilidad sensorial (ruido, luces, colores, tacto), trastornos del sueño, hiperactividad y dificultad en aprender a hablar.

Es muy común el déficit de atención que se debe entre otros a una deficiencia del neurotransmisor dopamina. Los niños adoptados tienen una prevalencia de 15 veces mas posibilidades de padecer Déficit de Atención que el resto de los niños. La dopamina es el neurotransmisor encargado de focalizar la atención y es imprescindible para el aprendizaje. Su disminución se debe a diversos factores entre los que se encuentran el consumo de tóxicos por parte de la madre biológica (alcohol, opiaceos, tabaco, etc), así como el estrés agudo. Restaurar los niveles óptimos con el tratamiento ortomolecular estaría indicado en estos casos donde la capacidad de atención está mermada contribuyendo al fracaso escolar.

Los test de neurotransmisores(dopamina, serotonina y noradrenalina)  indican si hay una deficiencia de uno o más neurotransmisor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                                                Cambios anatómicos del SAF

3. Trastornos toxicológicos

Las drogadicciones y alcoholismos de muchas de las madres biológicas de los niños adoptados dañan de forma importante el sistema nervioso durante el desarrollo intrauterino. Los niños llegan incluso a padecer al nacer el síndrome de abstinencia neonatal en el caso de drogadicciones o síndrome de alcoholismo fetal si la madre era alcohólica. Estos estados tóxicos graves generan consecuencias en el desarrollo y crecimiento del niño (retraso mental en casos severos, trastornos del aprendizaje y comportamiento). Se estima que un 40% de los niños de los orfanatos han padecido alcoholismo fetal. Los efectos del síndrome de alcoholismo fetal son una reducción del tamaño del cerebro, daño a los ganglios basales que se encargan de la memoria espacial y daño o ausencia del cuerpo calloso, a través del cual ambos hemisferios cerebrales se comunican. Además se dan cambios morfológicos de la cara como los indicados en la imagen siguiente. A nivel neuronal el alcohol en el primer trimestre de embarazo especialmente, pero también en el segundo, interfiere en la correcta migración de las neuronas, debido a que produce muerte neuronal reduciendo el número de neuronas que madurarán finalmente y estrés oxidativo como daño colateral. Los cambios morfológicos y daño severo cerebral, es decir el SAF, sin embargo solo se dan en un 10-40% de los niños de madres alcohólicas(Jones&Smith,1975). El resto de los niños escapan sin aparentes secuelas que se puedan identificar a simple vista, sin cambios en el rostro, pero con el riesgo de tener problemas serios cognitivos y de comportamiento. El problema de los niños con SAF es especialmente grave en Rusia, debido a que las costumbres sociales de este país están fuertemente ligados al consumo de alcohol de forma exagerada. En Rusia  consumir grandes cantidades de vodka de una sola vez es una actividad integral de la cultura nacional y la alternativa sana que se promociona como sustituto del vodka es la cerveza. Se estima que un ruso toma 18 litros de alcohol puro al año, y esto es así también para las mujeres. Debido a que el cerebro del feto es especialmente susceptible al daño del alcohol durante el primer trimestre, es fácil pensar que una mujer rusa recientemente embarazada consuma alcohol como de forma habitual hasta que se percate a la primera o segunda falta de que está embarazada. Tal vez esta sea una explicación de por que los niños adoptados en Rusia tienen un mayor índice de dificultades de aprendizaje que los niños adoptados en otros países, debido al daño invisible del alcohol en menor grado que el SAF. No olvidemos de que el alcohol es muy dañino y que aunque no se hayan podido establecer márgenes de seguridad en el consumo de alcohol para madres embarazadas, el alcohol sigue siendo destructor. Los niños adoptados en Rusia tardan mucho mas en aprender a hablar, y tienen mayor dificultad con la lecto-escritura, una de las áreas mas afectadas por el alcohol.  La necesidad de un tratamiento que ayude al crecimiento neuronal y la interconexión de las sinapsis es básico. El tratamiento natural debe ir dirigido a reestablecer todas las funciones de los neurotransmisores para mejorar así la memoria, capacidad de concentración, coordinación, habla y comportamiento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

dolores abdominales en intoxicaciones

 

 

Intoxicación por metales pesados

 

Otra fuente especialmente dañina y común en los niños adoptados, concretamente los provenientes de China es la intoxicación por plomo. El plomo es un metal pesado que  produce un importante deterioro cognitivo y otros síntomas asociados como retraso mental, dificultad en la concentración, problemas de aprendizaje y comportamiento y trastornos del sueño y problemas digestivos.

 

La intoxicación por plomo, al igual que pasa con otros metales tóxicos en exceso como el cobre, suelen dar cuadros repetitivos de falta de apetito, nauseas, cólicos abdominales y vómitos. El plomo es un veneno para el sistema nervioso y estos niños tienen un mayor contacto con el a través de diversas fuentes no controladas por la ley de protección medioambiental en China (juguetes, gasolina, latas de conserva, pinturas, etc). Un 13% de los niños adoptados procedentes de China tienen niveles de plomo en sangre por encima de lo normal (maximo 10microgramos/dL de sangre) además de otras posiblesintoxicaciones por metales pesados.Cuanto antes se aplique un tratamiento natural para barrer esta sustancia altamente toxica del organismo, mayor será la posibilidad de recuperación y menor los efectos secundarios permanentes sobre el sistema nervioso y la capacidad cognitiva del niño. En estos casos juega un rol determinante la edad, puesto que cuanto antes se detecte la intoxicación por plomo y se aplique el tratamiento de quelación, mejores serán los resultados.
 


 

4. Malnutrición, disbiosis intestinal e intolerancias alimentarias

 

El estado de mala nutrición de estos niños provoca retraso en el crecimiento con baja talla y poco peso. Generalmente el crecimiento se reanuda espontáneamente tras el cambio de alimentación, pero las fuertes carencias de algunos oligoelementos y minerales como el zinc debe de ser suplementados para recuperar las reservas naturales del cuerpo y asegurar así un buen desarrollo y la aparición tardía de enfermedades relacionadas con carencias vitamínicas. Debido a la falta de cuidados y a la mala alimentación son muy comunes las intolerancias alimentarias así como las disbiosis intestiales donde la flora protectora intestinal está baja y hay sobrecrecimiento de bacterias u hongos patógenos. Ambas alteraciones producen trastornos digestivos con síntomas tal vez no demasiado llamativos, como barrigas prominentes, gases, dolores abdominales, cólicos, diarreas, heces claras y poco compactas, estreñimiento, poco apetito, etc. Algunos padres no reparan en estas alteraciones o no les dan mayor importancia, sin embargo tienen un impacto especial sobre la psique, la capacidad de concentración, memoria y nerviosisimo. Por otra parte estas alteraciones a nivel intestinal producen inmunologicamente defensas bajas o propensión a alergias y/o asma. Si no se tratan seguirán ahí, de forma crónica, pues el cuerpo no es capaz de resolverlas por si misma, generando problemas de absorción de nutrientes, disminuyendo las capacidades cognitivas y deprimiendo el sistema inmune favoreciendo estados catarrales e infecciones recurrentes. Es muy frecuente encontrar intolerancia a la lactosa, que a pesar de lo que mucha gente cree, no produce síntomas demasiado espectaculares. Estos sintomas suelen ser catarros cronicos de las vías altas, como faringtis, otitis, anginas o bronquitis recurrentes. A nivel digestivo a veces las molestias son casi imperceptibles. Otras veces la ntolerancia al gluten puede generar cuadros de rinitis o alergias que tambien aparentemente se desvinculan de su origen intestinal, pero que están estrechamente relacionados con el estado de la mucosa intestinal y sus habitantes, la flora. El estudio microbiológico es imprescindible para valorar el estado real del intestino, y no los síntomas digestivos. Es frecuente encontrar una disminución importante de la presencia de E.coli. Esta bacteria beneficiosa digiere la lactosa además de producir vitamna K2 y vitaminas B1,B2,B6 y B12.La deficiencia de producción endogena de vitaminas B puede reflejarse en el exterior como pelo seco, por ejemplo.
Además de todo ello las E.coli. producen sustancias llamadas colicinas con efecto antibiotico que mantienen las otras bacterias patógenas a raya.

En la siguiente imagen se ve el resultado de una analítica de microecologia intestinal con una franca deficiencia de flora beneficiosa relacionada con las intolerancias y consecuentemente el déficit de atención:
 

 


 

Conclusión

Con todo lo anteriormente expuesto, que son solo las alteraciones generales que presentan los niños adoptados, dejando al margen individualismos y predisposiciones genéticas o mil variantes, queda claro que mas allá de la pronta y fácil calificación de niño “ con problemas” o con “traumas”, y el recurso cómodo para los educadores de pretender bajar el listón con estos niños porque simplemente ”no dan mas de si”, debería de verse la problemática de forma mucho mas cercana y real, porque aunque la mayoría de estos niños no recuerden que pasó, y los padres adoptivos no lo sepan a ciencia cierta, el cuerpo es sabio y lleva la impronta del dolor grabado en sus células y sistemas. No se puede cambiar el pasado, pero si se puede limpiar los escombros con esmero para construir de nuevo, al menos sobre un suelo limpio. Para que esto sea realmente así hay que abordar la terapia de forma integral, tratandocuerpo, mente y alma conjuntamente
.

KATIA DOLLE

investigadora de ciencias naturopáticas y afines en

AUTISMO y TDA/H

KATIA DOLLE S.L.

Plaza Josep Tarradellas, 3

08390 Montgat, Barcelona

ESPAÑA

info@katiadolle.com

Sígueme

  • Grey Facebook Icon
  • Grey G+ Icon
  • Grey YouTube Icon
  • Grey Instagram Icon

Facebook

Google +

Youtube

Instagram

Disclaimer: El editor, autor y/o peritos citados específicamente en esta publicación no son responsables de ninguna consecuencia, directa o indirecta, resultante de las acciones del lector o del espectador. Esta información no está diseñada para sustituir la consulta o atención médica. Usted, el lector o espectador, es instruido para consultar con su proveedor de atención médica personal antes de actuar en cualquier sugerencia que aquí se encuentra. El propósito de esta información es educar al lector y al espectador. El material incluido es sólo para fines informativos y no es un dispositivo médico y, como tal, no está destinado para el diagnóstico, curación, prevención o tratamiento de enfermedades.